La Estación ALZAGA forma parte de la línea del Ferrocarril del Sud, vía Tandil en su servicio entre Buenos Aires y Bahía Blanca. Es intermedia de las estaciones Juárez y Gonzales Chaves. Fue habilitada el 2 de abril de 1886, formando parte de la extensión de línea desde Juárez a Tres Arroyos.
DESCRIPCIÓN (Fuente: “Argentina paso a paso”, 1998)
“ALZAGA – Situación geográfica: 37º5l’ latitud Sur; 59º58’ longitud Oeste. Al Noreste de la ciudad de Adolfo Gonzales Chaves. Cota de riel: 194 metros. Distancias: a 34 kilómetros de la localidad cabecera de partido, sumando 8 de acceso y 26 kilómetros por RN. 3. Epónimo: constituye un reconocimiento de la Compañía Ferrocarril del Sud a don Emilio de Alzaga, propietario de las tierras sobre las que se instalaron los bienes inmuebles de dicha empresa ferroviaria.
Antecedentes: La carga de haciendas y de granos, además de la circulación de pasajeros, permitió el exitoso funcionamiento de una casa comercial que respondió a sucesivas razones sociales.
Uno de los caminos que más transitaban troperos y carreros a fines del siglo XIX y comienzos del XX, fue el que une a la Estación Alzaga con el histórico Almacén “Chapar”, debido a la existencia de grandes establecimientos ganaderos (“Santa Clara”, “La Moderna”, “La Manga”, entre otros) y porque desde el paraje “Chapar” se abre camino hacia Necochea (tras superar el grave riesgo que significaba entonces el arroyo Pescado Castigado)..Desde los establecimientos mencionados y de varios otros a la redonda, se formaban tropas de hacienda para cargar en los trenes especialmente fletados. Con excepción de algún caso de traslado de haciendas a otra región provinciana, todo tenía un mismo destino: el mercado de carnes en la ciudad de Buenos Aires.
La radicación temporaria de muchos trabajadores afines al movimiento rural derivó en diversos entretenimientos, recreación y competencias deportivas. Cerca de la estación – abandonada y desmantelada – funciona la Escuela nº 10 General Manuel Belgrano, del distrito Adolfo Gonzales Chaves”.
Midiendo la distancia en la misma línea ferroviaria son solamente 20 los kilómetros que separan a la estación Alzaga de la estación Gonzales Chaves. Los escasos edificios que allí se construyeron no alcanzaron a constituir un pueblo: el almacén antes mencionado, un destacamento de policía, la herrería de don Juan Goñi, la casita del capataz de las bolsas, de apellido Rivarola. También un ranchito que resguardaba el modesto equipo de la Unión Telefónica (que hasta allí llegaba con sus servicios), y la escuelita nº 10 que sigue iluminando en la vasta extensión, pese a mil y una dificultades, pese a que son menos los alumnos concurrentes, pero con la eterna misión de enseñar a los niños del lugar, con renovada profesión de esperanzas.